¿En qué restaurante se vendió por primera vez el pollo a la brasa?

El pollo a la brasa, uno de los platos típicos de la gastronomía peruana y de mayor consumo en el Perú, tiene su origen hace más de sesenta años, en la zona de Santa Clara (Chaclacayo).


En qué restaurante se vendió por primera vez el pollo a la brasa

El suio Roger Schuller era un vendedor de pollos al que no le iba bien su negocio de Santa Clara (Ate, Lima), entonces decidió dedicarse a la venta de pollos cocidos; cierto día, luego de ver la forma en que una cocinera peruana preparaba un pollo, se le ocurrió pedirle al ingeniero suiz Franz Ulrich que fabricara un horno con sistema rotarico tecnificado.

Y el 19 de diciembre de 1949, ambos abrieron la empresa La Granja Azul, donde se vendió por primera vez este plato típico de la gastronomía peruana, cuyo consumo hoy está incluido en el cálculo oficial de la canasta básica familiar.

Originalmente su consumo se centralizaba en las clases altas, pero paulatinamente se fue masificando.

El plato consiste en carne de pollo eviscerada, y cocida a las brasas. La carne macerada se hornea al calor de las brasas en un horno especial denominado «rotombo», que hace girar el animal sobre su propio eje, recibiendo uniformemente el calor de las brasas.

El horno puede funcionar en base a carbón o leña o gas, siendo el más tradicional el de leña, la cual muchas veces proviene del algarrobo.

El aderezo incluye distintos ingredientes, romero, huacatay, sal y pimienta, sillao, comino y ají panca, en distintas proporciones.

El Pollo a la Brasa se come con papas fritas y ensalada fresca, consistente en lechuga, zanahoria rallada y tomate, betarraga y pepino, además de mayonesa, ketchup y mostaza.

En el 2004, el Instituto Nacional de Cultura (INC) reconoció como Especialidad Culinaria Peruana al Pollo a la Brasa, debido a que se ha convertido en el plato de mayor consumo en el país y por todos los estratos sociales.


Like it? Share with your friends!