¿Por qué la danza de tijeras se consideró un culto diabólico?

La danza de las tijeras es una danza indígena originaria de Ayacucho, cuyo marco musical es provisto por violín y arpa.


Según el docente Néstor Mayma, loz danzantes de tijeras descienden de los fusug laikas que eran sacerdotes prehispánicos, quienes, durante la Colonia, fueron perseguidos por la iglesia católica.

Por ello, a los danzantes se les llamó supaipa wawan (en quechua, hijo del diablo). Sin embargo, en ese tiempo, se aceptó que volvieran a las ciudades solo si danzaban a los santos y al dios católico en las fiestas.

En las tradiciones orales de la zona chanca (Ayacucho, Apurímac, Huancavelica), se considera danzaq (en quechua, el que danza),  como un ser mítico diabólico por recitar lo siguiente: ‘Latachay jaunikillo‘ que significa, ‘Diablo, padre mío’


¡Comparte esta nota con tus amigos!

Loading...