«Hubo un tal Cateriano, soberbio, insensible y servil de corruptos, pasó por la política peruana sin luces y sin gloria»

PEDRO EL BREVE. "Hubo un tal Cateriano, soberbio, insensible y servil de corruptos, pasó por la política peruana sin luces y sin gloria"


Escribe: Jorge Paredes Terry. A Pedro Cateriano Bellido la historia del país lo recordará no por su buen desempeño político, su don de estadista o su sensibilidad social, simplemente y en 3 líneas se dirá: «Hubo un tal Cateriano, soberbio, insensible y servil de corruptos, pasó por la política peruana sin luces y sin gloria»

La jornada de ayer en el Congreso de la República debería de haber transcurrido con normalidad, se notaba que no existía un acuerdo previo para denegarle el voto de confianza al Gabinete Cateriano, muy por el contrario, con unas cuantas horas de chamuyo y cabildeo con los voceros de las bancadas el Gabinete salía airoso y pavoneado.

LA SOBERBIA FUE SU TUMBA

Un soberbio primer ministro con gestilocuencia exagerada y seguro de sus dotes de orador, iniciaba su discurso, pensando para sí que iba solo a cumplir una formalidad y su mensaje haría el resto, «a estos me los paseo» debe haber pensado nuestro querido «luz verde».

Más de dos horas le tomó a Cateriano ofrecer de todo y para todos, los ministros y sus asesores se tomaron el tiempo hasta de colocar las obras de reparación de sanitarios para sus ministerios en sus informes para el discurso, primera falla del mensaje. A un país desolado por la peste, abandonado a su suerte, invadido por el terror de los contagios y muertes no le vas a hablar de carreteras, puentes, líneas férreas o proyectos innovadores, eso detonó la indignación en el pleno, porque nos guste o no el pueblo con todas sus características está representado en el Congreso, y estos iban a reaccionar, no midieron que los Congresistas están en estos momentos en sus regiones, escuchando el llanto lastimero de sus hermanos, son actores directos de la desgracia y escuchar el discurso de Cateriano era como echarle sal a la herida.

FACTOR CONFLICTOS MINEROS

Cateriano tiene sangre en sus manos, Quintino Cereceda Huiza, comunero de Chalhuhuacho, murió abaleado cuando él era premier de Nadine, y muchos de los congresistas del sur fueron dirigentes en ese entonces, así que ese factor iba a ser determinante, los sureños no le iban a perdonar, no importa de qué partido sean, iban a solicitar libertad a la hora de votar y así fue.

Horas previas a la votación un envalentonado ministro de Energía y Minas anunciaba su llegada a Espinar, pero no había humildad en sus palabras, su pasado empresarial y el mirar desde lo alto a «sus cholos baratos» le iba a jugar caro.

Somos un país minero y uno de nuestros principales pilares de desarrollo es la explotación de los recursos mineros, eso lo sabemos, pero Cateriano enfocó mal su mensaje, por momentos era un Roque Benavides, mezclado con González Rocha el que hablaba, estos dos patrones del oro y del cobre poseyeron por momentos a Cateriano, le puso tanto énfasis en su defensa a la gran minería que los congresistas intuyeron que algo no estaba bien, pasó por caja de la CONFIEP? Pensaban algunos, seguramente.

FACTOR Marioneta ALVA Y TABLETS DEL MINEDU

Varios congresistas estában en cola para ser interpelados, los más cuestionados eran la Ministra de Economía y el de Educación.

A «Marioneta» Alva le quedó grande el cargo, el despilfarro de los fondos de la reactivación económica y los contratos oscuros del padre y hermano ensombrecieron su paso por un ministerio difícil hasta para un ranqueado economista, el congreso ya pedía su cabeza, el rechazo de la devolución de los fondos de la ONP colmaron el vaso.

El Ministro de Educación estába con la soga al cuello, la bancada de José Luna la tenía jurada, este fue el que le quitó la licencia a la universidad «trucha» de Luna y compañía, cuando era jefe de SUNEDU, la fallida compra de las tablets convirtieron a este en un ministro zombie, y Cateriano se la jugó al mantenerlo en su puesto.

Como patria no nos merecemos esta clase política, el 70% de la población exige cambios estructurales, nuevos rumbos, nuevos actores, están en el pueblo, ahí los buscaremos.


Like it? Share with your friends!