Los asesinados por el gobierno de Alan García que nunca encontraron justicia

El expresidente se fue sin haber pagado sus culpa por las múltiples acusaciones y víctimas que sufrieron en su gobierno


Siempre me pregunté si a la lista de los asesinados por su gobierno, los comuneros muertos sin juicio, los presos muertos sin juicio, los ejecutados por el Comando Rodrigo Franco, alguien algún día sería capaz de añadir la lista de los que murieron de hambre, desnutrición o miseria durante los años de la hiperinflación, que deben haber sido decenas de miles, y la lista de quienes quedaron para siempre marcados por la explosión de miseria que fue el primer gobierno de García.

O si alguien añadiría la lista de los campesinos perseguidos y sacrificados a las mineras, las petroleras y las constructoras durante su segundo gobierno.

Sin ser de izquierda, García fue nuestro más corrupto gobernante de izquierda, y sin ser de derecha, está muy arriba en la lista de nuestros más corruptos gobernantes de derecha.

La corrupción fue su única convicción y la facilidad para el delito su mayor talento. Nunca un hombre tan malvado y tan mediocre fue capaz de engañar a tantos peruanos no solo para hacerlos pensar que él era una solución para nuestros problemas, sino para hacerlos pensar que era inteligente, articulado, brillante, o que era un gran político, mentira que solo funciona en un país donde la diferencia entre “político” y “criminal” ha desaparecido por completo.

El gran síntoma de la pobreza espiritual de García es que, siendo por décadas el líder de un partido miserabilizado y convertido en mafia, haya dejado como herencia la aparición de otro partido más miserable y más delincuencial: García inventó el fujimorismo y el fujimorismo se miró en el espejo de García para aprender las reglas del asalto desde el poder y las reglas de la impunidad a toda costa.

El Perú nunca ha estado bien, pero con García y sus secuaces, con sus ministros rateros y sus imitadores, siempre estuvo peor. Que en paz descansen sus víctimas.

Por: Gustavo Faverón Patriau


¡Comparte esta nota con tus amigos!

Loading...